Hasta en el silencio deseo estar cerca de ti.
Ser yo cerca de ti es lo que me descubre que eres tú.
Mi camino, mis pasos, el sendero que quiero seguir transitando,.

Desde el silencio te escribo.
Mientras, mi mente, no deja de provocarme para que lo haga.
Para que te diga que desde el silencio te quiero tanto
como desde la palabra pronunciada.

Porque te quiero serás mi alma eterna
Que encontraré una y otra vez en cada nueva vida.


Te quiero a ti, sí, a ti.
A quien está a mi lado sin hablar.
Con la mente en su mundo.
Con la tristeza del pasado inevitable.
Con la alegría de los momentos inolvidables.
Con la claridad del pensamiento que aprende con los años.

Te quiero a ti, sí, a ti.
La que me empuja a llegar más a mi misma..
La que me enfada cuando acierta lo que no quiero
que vea nadie.
La que me acoge sin juicios ni prejuicios.
La que me consiente por amor.

Te quiero a ti, sí, a ti.
Porque me gusta vivir lo que nadie conoce de ti.
Porque me has dejado verte sin máscaras y
conocer tus miedos.
Porque compartes tu preciado tiempo conmigo y
no te arrepientes.
Porque eres vida para mi vida.

Te quiero a ti, sí, a ti. A ti es a quien quiero.


Caminando a pasitos cortos.
Pero a tu lado.
Juntas de la mano.
Aunque no se vea.
Dejaremos las huellas del pasado atrás
para descubrir los caminos que nos esperan.
Más allá de cada revuelta del camino
podremos caminar como nosotras queramos.
No hay normas.
Solo nuestro deseo de caminar.
Juntas.


No se ha perdido esa historia
de una casa frente al mar.
En la que ver pasar juntas las horas,
compartiendo recuerdos y
fantaseando futuros eternos.

No se ha perdido ese lugar.
Solo nuestro.
En el que resguardarse
de los días inhóspitos,
de una vida mezcla de rosa y gris.

No se ha perdido mi amor.
Ni el deseo de sentirte a mi lado,
ni las ganas de arañar destellos de felicidad
a esta vida que tú llamas bella.

No hemos perdido nada más
que lo que nos lastraba.

Comparte ahora...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin