Es época de guerra, de lucha obrera, de dejar de mirar a otro lado. Estamos pagando las consecuencias de egoístas, de individuos explotadores, de fuerzas inhumanas. El miedo nos vence, nos atenaza, preferimos vivir en la seguridad de una jaula que en la incertidumbre de volar libres. Pero os recuerdo que el miedo NO hace libres, sino hombres y mujeres sumisos. Carne perfecta para seguir alimentando el apetito voraz de la industria, del gobierno, de los explotadores.

Porque sí, ha vuelto a aparecer con claridad la figura del explotador, de quien suspende sobre nuestras cabezas una espada de Damocles llamada Despido, llamada Paro, llamada…ANIQUILACIÓN DE DERECHOS.

Y nosotros, los que tenemos miedo, los que preferimos “pájaro en mano”, los que nos conformamos con menos que nada, NOSOTROS, aceptamos cabizbajos, a regañadientes, las amenazas, la desfachatez, el ultraje y la humillación a la que nos someten estos nuevos esclavistas. ¿Hasta cuándo?!, pregunto. ¿¡HASTA CUANDO!?

Nos han hecho creer que somos débiles, que no podemos luchar contra lo establecido, que las cosas no pueden cambiar, que es mejor aceptar la situación…y nos lo hemos creído. Pero yo digo que NO, que la LUCHA no puede parar, que los derechos no se conceden se CONQUISTAN Y SE DEFIENDEN. Es la hora de mirar atrás y ver lo que otros ganaron y ¡DEFENDERLO!.

Somos la mano de obra de un país, la riqueza la generamos cada uno de nosotros con nuestro esfuerzo. No somos peones que pueden sacrificarse, sino la única FUERZA posible para que una industria, un país, este mundo, se mantenga en pie.

Sin nuestras manos, sin nuestro trabajo, no hay empresa, no hay riqueza, no hay NADA.

¿NO SOIS CAPACES DE VER LA FUERZA DE TODOS LOS TRABAJADORES UNIDOS? En número ya ganamos, en afán, ya ganamos…no somos mercancía sino la fuente de riqueza. La hora ha llegado. ¡UNIÓN, LUCHA Y CONQUISTA!.